¿Vas a la playa o a la piscina? Sigue estas recomendaciones para cuidar tu piel

Publicado el día 25-04-2014

Cuando vamos a la playa o a la piscina es importante cuidar la piel y el cabello debido a que estarán expuestos al sol. El no hacerlo puede traer consecuencias negativas como envejecimiento prematuro o complicaciones de salud como cáncer de piel.

Estar en la playa beneficia el organismo, el agua del mar rebosa de sales minerales y de oligo-elementos ideales para la piel, sin embargo, los especialistas aseguran y recomiendan que no hace falta estar adentro durante horas ya que un baño de 15 minutos es suficiente para regenerar la epidermis.

El índice de rayos ultravioleta está en su nivel más alto en el borde del agua. Además, los rayos se reflejan en la superficie del mar y en la arena, lo que hace que tu piel sea el blanco ideal de la radiación UVA-UVB. En especial entre las 12 y las 4:00: franja horaria en la que es mejor abstenerse de tomar el sol.

Si tienes la piel muy sensible, reactiva, incluso alérgica utiliza el índice de protección más alto: 50+. Exponte muy poco tiempo al sol, aumentando progresivamente la duración de tu exposición (10 minutos el primer día, 15 el segundo) y así sucesivamente.

¿Cómo lograr un buen bronceado sin sufrir quemaduras, ardores o daños en la piel? ¿Cómo evitar pelarnos a la semana siguiente?

Antes

Antes de que vayas a broncearte deberás preparar tu piel con una limpieza y exfoliación profunda. Esto te ayudará a retirar las células muertas de tu piel y así dejar la nueva piel lista para el bronceado, además de que lucirá mucho más bella y saludable. Podrás exfoliarte con productos especializados para ello, o con esta receta casera: mezcla limón, azúcar y unas gotas de aceite de oliva y frota tu piel con ella, déjala actuar algunos minutos y después retírala con agua. ¡No abuses de este procedimiento! Lo ideal es llevarlo a cabo una 1 o 2 días antes de asolearte.

Además de esto, deberás agregar a tus hábitos de alimentación muchas ensaladas, frutas y abundantes líquidos, para favorecer la hidratación de tu piel y cuerpo. Además, consumir jugo o raciones de zanahoria o tomate diariamente crudo antes de ir a la playa, ya que gracias a los carotenos y la vitamina A que contienen activarás la melanina, que facilitará a obtener un bronceado más rápido y duradero.

Por último deberás elegir el bloqueador o bronceador adecuado dependiendo de tu tipo de piel. Si tu piel es muy clara deberás utilizar uno con FPS mínimo de 30, y si es morena podrás utilizar uno con FPS menor a 30.

Durante

Bronceado 220x160 ¿Vas a la playa o a la piscina? Sigue estas recomendaciones para cuidar tu piel y lograr un buen bronceadoCuando vayas a broncearte, aplica el bloqueador solar de factor 30 como mínimo, media hora o 15 minutos antes de exponerte al sol, vuelve a aplicar cada dos horas y después de cada baño para mantener la protección; si estuviste en contacto con el agua o tuviste sudoración excesiva, aplícalo inmediatamente después de haberte secado. Recuerda que aun cuando quieras broncearte, es importante aplicar bloqueador solar para protegerte de los rayos UV.

Aplica el bloqueador uniformemente sobre todo tu cuerpo, así evitarás manchas o zonas más claras. No olvides utilizar un protector de labios para evitar que se dañen con la exposición al sol y no te apliques aceites de ningún tipo para broncearte, ya que lo único que conseguirás serán quemaduras severas.

Evita asolearte durante muchas horas seguidas, especialmente entre las 12 del día y las 4 de la tarde, ya que es cuando los rayos solares son más agresivos. La regla de oro para lograr un color bonito en la piel es no quedarse varias horas bajo el sol, sino hacerlo en intervalos de tiempo que den como total máximo una hora al día, así evitarás quemaduras que además de dañar tu piel, no te harán lucir bien.

Después

Luego de haberte bronceado o expuesto al sol, toma un baño de agua tibia para cerrar los poros y eliminar todos los restos de crema protectora o bronceadora. A continuación, aplica una crema post-solar o altamente humectante en tu piel, de preferencia que contenga aloe, para hidratarla y mantenerla fresca. Esto te ayudará a evitar la comezón y el ardor.

Si abusaste del sol y por la noche sientes inflamación, dolor y calor en tu piel, pon sobre ella compresas frías o algún gel post-solar previamente refrigerado, además de tomar duchas de agua fría. Esto aliviará el malestar.

Los días posteriores al bronceado sigue aplicando cremas hidratantes y aloe, ya que la humectación después de asolearte es la clave para que no se reseque la piel y termines pelándote en poco tiempo.

Finalmente, recuerda que la piel es para toda la vida y que lo que le hagas hoy puede tener consecuencias mañana, por lo que lo mejor será que la cuides y regreses de tus vacaciones luciendo espectacular y saludable.

¿Qué hacer en caso de insolación o quemaduras?

¿Vas a la playa o a la piscina? Sigue estas recomendaciones para cuidar tu piel y lograr un buen bronceadoEn caso de tener la piel especialmente sensible y fue víctima de la insolación estos son los remedios o recomendaciones que debes seguir:

Si alguna vez tu piel se pone roja y quema, no intentes aliviarla con agua del grifo, cuya cal sólo la agrediría más. Con la ayuda de un algodón empapado con una loción limpiadora suave, frota la zona agredida por el sol.

¿Remedios de la abuela? Un yogur bien frío o un tomate aplastado alivia rápidamente las sensaciones de picor y de quemadura.

En caso de una insolación más severa, aplica sobre la zona afectada con una emulsión cutánea que extenderás en capas espesas y dejarás penetrar por sí sola. Para evitar el insomnio, aplícate una capa gruesa antes de acostarte. Los días siguientes, evita exponerte al sol, y para no pelarte demasiado, échate crema sobre la piel varias veces al día.

Fuente: Noticia al Día