Recomendaciones para pasar un tranquilo y saludable día de playa

Publicado el día 07-04-2014

Las playas son uno de los destinos favoritos de los veraneantes. El clima costero constituye una fuente de salud, muy beneficiosa en algunas enfermedades y permite ponerse en forma con deportes como la natación o el windsurf. Para que las vacaciones no terminen en susto basta con guardar una serie de precauciones a la hora de meterse en el agua.

Entrada en el agua

Nunca entres en el agua bruscamente. Es preferible que tomes contacto poco a poco, mojándote previamente algunas partes del cuerpo, especialmente si te bañas después de tomar el sol o de haber comido mucho.
No te tires de cabeza sin asegurarte de la profundidad. Muchas lesiones de cabeza, cuello y espalda se provocan al tirarse de cabeza.

Fíjate bien en el color de la bandera de la playa y evita bañarte si es rojo. Ten especial cuidado con las playas situadas en las desembocaduras de los ríos, a pesar de parecer aguas tranquilas, pueden aparecer peligrosas mareas, remolinos, resacas y corrientes.

En el agua

Sal inmediatamente del agua si sientes alguno de estos síntomas:
- escalofríos o tiritona con enrojecimiento de la piel
- fatiga
- dolor de cabeza o pinchazos en la nuca
- picores en el vientre, brazos o piernas
- sensación de mareo, vértigo o zumbidos en los oídos
- visión borrosa o lucecitas
- calambres musculares o dolores en las articulaciones.

Si sientes que te ha picado una medusa (sensación de quemadura seguida de un dolor fuerte), sal inmediatamente del agua. La quemazón se hace más intensa y puede impedirte nadar.

El contacto con las medusas, pez araña o rascasio debe tratarse con aplicación inmediata de amoniaco. En la orina existe un alto contenido de amoniaco, por lo que se puede usar como antiséptico.

En peligro

Si te sientes arrastrado por alguna corriente es preferible que te dejes llevar, a nadar contra ella. Intenta seguir el paralelo a la costa y, una vez fuera de la corriente, dirígete directamente a la playa.
Si ves a alguien que está en problemas con el agua y no te sientes seguro de ti mismo, NO TE ARRIESGUES, PIDE AYUDA. A veces es más eficaz lanzarle algo que flote.

Submarinistas

La morena o murena es un peligro para muchos practicantes del submarinismo. Su mordedura es muy venenosa. Si practicas la pesca, ten en cuenta que la morena puede morder hasta varias horas después de sacarla del agua.

Navegantes

Infórmate de las características del lugar donde vas a navegar (viento, corrientes, mareas, tipos de olas, cambios habituales del tiempo, previsión meteorológica)
Avisa a alguien sobre dónde vas a ir a navegar y cuándo piensas regresar
Emplea vestuario de colores llamativos. La tabla y vela también debe serlo. Utiliza el arnés, pues ahorra muchas fuerzas, y lleva siempre uno de recambio
Si tienes problemas nunca abandones la tabla. Puede servirte de salvavidas, si es necesario amárrate a ella y suelta el aparejo
No navegues muy cerca de la playa podrías arrollar a un bañista.

Playas exóticas

Además de todas estas medidas de prevención, debes tener en cuenta otras adicionales si el destino elegido es una playa exótica. En otras latitudes puedes toparte con “bañistas” poco amistosos, como un cocodrilo o un tiburón. Con respecto a estos últimos, pocas especies son verdaderamente peligrosas para el hombre. Hay que tener cuidado con el blanco, el azul, el martillo y el tigre. El resto sólo muerde en circunstancias especiales. Su hábitat suele ser el océano Indico y las costas del sur del Atlántico. Infórmate sobre las playas que desconoces antes de bañarte así evitarás sorpresas desagradables.

Fuente: DMedicina