Disfruta de tu viaje a la playa con estos tips

Publicado el día 06-03-2014

Bueno, a veces la emoción puede cegarnos y debido a que hemos pasado largos meses sin ir a la playa, queremos lanzarnos panza arriba a tomar sol. Sin embargo, debemos tener en cuenta los riesgos que esto conlleva.

Por ello, es básico usar siempre bloqueadores para cada tipo de piel y para cada zona de tu cuerpo. Recuerda que la piel de la cara es diferente a la de la espalda. Busca los que tienen protección alta, a partir de 50 para el rostro es lo ideal. 

Asegúrate que sean resistentes al agua. De todas maneras y a pesar de las precauciones evita la sobre exposición entre las 11 a 2 de la tarde. 

Por otro lado, nunca está de más llevar un botiquín, por si alguien se corta con las rocas o le pica una malagua, lleva un poco de agua oxigenada, alcohol, algunas gasas y un antiinflamatorio. 

Todo el Día

Si planeas quedarte varias horas en la arena no olvides llevar una sombrilla grande; eso te permitirá alternar entre el sol y sombra para que no te agotes con el calor. 

Además, te recomendamos llevar una muda de ropa de baño; la temperatura en la tarde tiende a bajar un poco y en algunas playas el viento puede jugarte una mala pasada. Al igual que un abrigo para la hora del sunset y un pareo o toalla extra nunca están de más.

Refrescantes Alimentos

El heladito, la gaseosa, el cebichito y seguimos. Sin duda, nuestro día de playa a veces termina excediendo nuestro gasto permitido; por eso, a veces es bueno llevar algunos bocaditos para evitar sobrepasar nuestro presupuesto.

Una buena opción (para grandes y chicos) es llevar en el carro con el que viajemos un cooler con frutas congeladas (en la temporada de verano el mango se presta para esta presentación), además de manzanas o mandarinas que saciarán el hambre de los más pequeños hasta la hora de almuerzo. Un gran termo con agua helada te servirá siempre.

Fuente: El Comercio