Cómo elegir el bronceador ideal

Publicado el día 15-07-2014

Uno de los planes favoritos de muchos durante las vacaciones es dedicarle un tiempo a broncearse para adquirir un tono de piel más bello con el cual cautivar a todos; ahora bien, para esto es importante protegerse de los rayos del sol. Y para tal fin existen los bronceadores, que además de evitar problemas como resequedad, arrugas prematuras y manchas, por nombrar solo los de carácter estético, permiten que la piel adquiera bellas tonalidades.

En la actualidad existen en el mercado varios tipos de bronceadores que responden a distintos tipos de color y sensibilidad de piel, así que te vamos a aconsejar para que elijas el que más se acomode a tus necesidades.

Factores importantes de los bronceadores

Para que elijas el bronceador perfecto para ti, debes tener en cuenta dos factores muy importantes, tu tono de piel y el factor de protección solar (FPS), este último es el que permite estar más tiempo bajo el sol sin sufrir sus efectos nocivos.

Para ponerlo en términos más prácticos supongamos que nuestra piel puede estar hasta 15 minutos al sol, sin comenzar a enrojecerse y le aplicamos un bronceador con un factor de protección 5, pues bien, basta con multiplicar ambas cifras (15x5) lo que no da un total de 75, esos serían los minutos en promedio que podríamos estar expuestos al sol.

Esta sensibilidad de la piel tiene que ver con el fototipo, que es la capacidad de la piel para asimilar la radiación solar. Entre menor sea el número, menos tolerancia se tiene y mayor protección se requiere; bajo esta premisa podemos encontrar protectores solares con protección muy alta, alta, media y baja.

Pero a esta cifra la afectan otros factores como aplicar el protector por lo menos una hora antes de broncearse, volvérselo a aplicar después de bañarse o sudar y re aplicarlo por lo menos cada dos horas.

Eligiendo el bronceador ideal

Ahora que ya tienes claro estos dos aspectos te vamos a dar algunos consejos para que elijas el protector solar más adecuado para ti. Ten en cuenta que se recomienda que para todos los tipos de piel el tiempo para broncearse no exceda los 20 minutos cada día y que debes comprar un bronceador con protector solar.

Piel muy sensible

Son las pieles que son muy blancas y extremadamente delicadas a los rayos solares (fototipo 1); en estos casos los protectores deben tener un factor de protección superior a 50; de hecho, son más recomendables los bloqueadores solares que los bronceadores.

Pieles Claras

Siguen siendo pieles sensibles pero toleran un poco más las inclemencias del sol, por lo que ya pueden escoger un bronceador cuyo FPS esté entre 20 y 50. Los tonos recomendados para estos tipos de piel incluyen los bronceadores de un amarillo pálido, cuidando de no adquirir un color naranja muy marcado.

Si tu piel es blanca, pero tiene tonalidades amarillas escoge bronceadores con color amarillo cálido; el melocotón o el albaricoque son una buena opción; para las pieles de tonos rosados buscar tonos similares, como el rosa luminoso.

Pieles Trigueñas

Después de un correcto bronceado, este tipo de piel toma un tono chocolate, que se adquiere gracias a productos con FPS nivel 20. A estas pieles les sientan bien los bronceadores con colores cobre, tierra, miel o de manchas doradas, teniendo en cuenta que entre más clara la piel, más claro debe ser el tono de dicho bronceador.

Pieles oscuras

La creencia de que estas pieles no se queman es totalmente falsa, lo que sucede es que no se notan los efectos del sol y son más resistentes, pero pueden llegar a desarrollar las mismas consecuencias a largo plazo si se abusa de la exposición al sol.

El bronceador para este tipo de pieles debe tener entonces un FPS de por lo menos 10, prefiriendo escoger tonos marrones y rojizos; ahora bien, si tu piel oscura tiene tonos cálidos, escoge bronceadores con colores entre ámbar y canela, pero si tu piel tiende a los tonos fríos busca bronceadores color chocolate.

Fuente: IMujer.